top of page

Mediación familiar INTEGRAL: Servicio y Educación para Relaciones familiares sanas (SER - familia)

Updated: Apr 22


Las familias viven constantes cambios y transiciones, algunos planificados, otros no. Por ejemplo: la llegada de un nuevo bebé, una separación o divorcio, un cambio drástico en el empleo o ingreso de algún integrante, el traslado a un lugar distinto, la necesidad de cuido o la muerte de algún integrante o persona cercana, etc.


Cualquier proceso de cambio requiere reajustes y modificaciones en los roles. La mayoría de las veces no nos percatamos. Sólo nos damos cuenta cuando aumentan las discusiones y los malos ratos o nos atrapamos aguantando el malestar para evitar los choques. Estos son los casos en los que se hace evidente la falta de destrezas de comunicación y gestión de emociones. Contar con alguien que sirva de guía puede evitar que la situación continúe empeorando y la relación deteriorándose hasta que ya no haya vuelta atrás. La intervención de una persona entrenada en manejo de conflictos lo más temprano posible puede ayudar a cambiar el rumbo y evitar llegar al estallido final.


Una de las formas más conocidas de solución de conflictos es la negociación. Sin embargo, cuando se carece de efectivas técnicas de comunicación y pobres destrezas de manejo de emociones, la negociación, en vez de realizarse de forma saludable, a través del dialogo empático y constructivo, se realiza a través de la violencia que ejerce una parte sobre la otra. Estos procesos de negociación bloquean la posibilidad de acuerdos, lo que deja abierto el conflicto, que podría continuar escalando y terminar en actos de violencia física, psicológica y/o emocional.


La mediación es un proceso de negociación en el que interviene alguien externo para facilitar el diálogo y el alcance de una solución satisfactoria para todas las partes con acuerdos elegidos por ellas mismas. Como mediadora con más de 20 años de experiencia y 10 años realizando mediaciones familiares, estoy convencida de que para lograr soluciones exitosas en casos de familia se requiere mucho más que un proceso de mediación tradicional. Esta es la razón por la que encuentro tantas personas desilusionadas con la mediación, luego de haberlo intentado.


Algunas de estas personas comentan que sienten que no lograron sanar el daño generado por el conflicto. Otras, expresan sentir temor ante una nueva diferencia porque no han adquirido nuevas destrezas de manejo de conflictos, ni se ha modificado la forma en que se trataban las partes previo a la mediación. Lo que las obligaría a necesitar nuevamente la intervención de alguna persona externa ante cualquier otra diferencia.


¿Cómo ofrecer procesos de mediación satisfactorios, que logren acuerdos duraderos y modifiquen los patrones de comunicación? Con un programa de mediación familiar INTEGRAL.


Las reuniones de mediación se acompañan con un programa educativo que incluye una serie de cursos sobre destrezas de comunicación efectiva y manejo de emociones. A ellos se suman cursos sobre crianza respetuosa, cuando se trata de familias parentales con diferencias relacionadas a la coparentalidad. Una familia parental es aquella que comparte la responsabilidad de cuido y crianza de menores. Ya sea que los padres y madres se encuentren viviendo bajo el mismo techo o vivan en distintas casas.


El programa consta de una serie de talleres sobre estos temas. Además, puede incluir, sesiones grupales o individuales sobre cada uno de estos temas, según la necesidad. Todo este programa es compatible con servicios psicológicos, por lo que pueden complementarse.


El programa educativo debe servir de antesala al proceso de mediación. De esta forma, cuando las personas llegan a la mediación ya cuentan con herramientas que facilitan el proceso. Así logramos una mediación más efectiva con la que se aumente la probabilidad de lograr acuerdos duraderos y satisfactorios.


El modelo de mediación que utilizamos se llama, mediación de transición. Es el modelo que mejor resultados genera para resolver conflictos familiares. La extensión de cada proceso de mediación es diferente. Cada proceso se realiza de forma independiente e individual. Su extensión dependerá de las circunstancias particulares de cada familia. Habrá situaciones más complejas que otras.


En conclusión, describimos la mediación INTEGRAL como un PROGRAMA de Servicios y Educación para Relaciones familias que llamamos SER – familia. Busca la reconstrucción y reestructución de la relación familiar. Su propósito es que las familias desarrollen destrezas de comunicación, gestión de emociones y crianza responsable mientras las van poniendo en práctica según resuelven el conflicto con el acompañamiento de la mediadora o mediador. Como resultado, se facilita la puesta en práctica de forma consistente y permanente del dialogo constructivo y cooperativo enfocado en identificar opciones para lograr el bienestar de la familia como conjunto.


Por tanto, la educación y acompañamiento en el proceso de solucionar sus conflictos, mejorando la comunicación, gestionando adecuadamente las emociones y poniendo en práctica una crianza respetuosa contribuye a generar modelos de sana convivencia que favorecen a todos los componentes de la familia a corto, mediano y largo plazo.

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page